CABRA, saetas antiguas

La saeta vieja de Cabra, se mantiene viva gracias a José Barranco Gutiérrez, que la aprendió en su juventud de un

guarda conocido como “Campitos”, que en los cultos y en el posterior “gasto” que ofrecían los Hnos. Mayores en

sus casas, se solían cantar siempre precedidas por el sonido melancólico de las “burlas”(trompetas) y del toque

típico de un ronco tambor.

José Barranco dejó este legado a su hijo José María, quién a su vez lo ha trasmitido a su hijo David, siendo ellos los

únicos que en la actualidad las cantan, continuando de esta forma la tradición oral de este estilo tan particular de saeta.

Dentro de la saeta vieja se pueden distinguir tres formas musicales distintas en su interpretación:

  • La saeta de Petaca y Vega, es un estilo donde los agudos predominan sobre los graves, con tercios

    aflamencados, jugando con la garganta.

  • La saeta de Dña. Concha Cabello, era la que más se parecía a cantos de iglesia.

  • La de José Barranco, se podría definir como un estilo intermedio de las dos anteriores.

 

Al parecer proceden de la misma raíz y se pueden enmarcar dentro de lo que se ha llamado saeta narrativa, porque

hablan de la Pasión y Muerte de Jesús y también explicativa porque contaban lo que se iba a representar.

Nuestro ilustre poeta Juan Valera, en su novela Juanita la Larga (cap. 36), hace referencia a las saetas narrativas:

así varios nazarenos hacen sonar las trompetas (burlas) de sonidos melancólicos y prolongaos a modo de avisos

de atención y entonces otro nazareno canta una saeta que explica lo que ocurre en el pasillo que ejecuta otro grupo”

Posiblemente se refería al acto del “Prendimiento de Jesús” que se celebraba en la mañana del Viernes Santo en la

plaza Vieja como final del “Paso”.

Las letras que más interpretaba José Barranco Gutiérrez, son las siguientes:

San Juan le dijo al Señor

mi corazón determina

que entréis en Jerusalén

predicando tu doctrina.

Entró el Domingo de Ramos

triunfante en Jerusalén

subido en una pollina

doce apóstoles con El

predicando su Doctrina.

Judíos tender las capas

para que pase Jesús

y luego en el Viernes Santo

le daréis muerte de Cruz.

Judíos ¿que es lo que hacéis?

¿qué estáis de Jesús tratando?

¿que como lo prenderéis?.

Yo os lo pongo en vuestras manos

si en algo me aprometeis.

Estando el jueves cenando

en casa de aquél leproso

les dijo con mucho agrado

sé que por uno de vosotros

seré esta noche entregado.

Preso lo sacan del huerto

porque solo se encontraba

por un beso que le dieron

a muerte lo sentenciaron

al Redentor de los Cielos.

Pilatos por ver si puede

liberarlo de que muera

lo ha asomado a una ventana

para que el pueblo lo viera.

Pilatos lavó sus manos

y la sentencia firmó

por temor a los tiranos

que pedían en alta voz

la muerte del Soberano.

Ya prendieron al Señor

la gente de Barrabás

ya estará el pueblo contento

y lo comienza a arrastrar.

Ya no puedo seguir más

perdón le pido al pueblo

si yo mismo he de pagar

lo que mi Padre ordenó

para el mundo remediar.

Con tal fuerza el inhumano

los crueles golpes le daba

que se le escapó de la mano

el martillo y blasfemaba

sobre Jesús Soberano.

Viernes por la mañana

subió la Virgen a la Audiencia

p´a ver si le habían leído

a su Hijo la sentencia

Si vivo lo quieres ver

aligera bien el paso

que en el calvario ha de ser

un sayón a cada brazo

y otro postrado a sus pies.

Las calles las recorría

y el dolor se le aumentaba

y a la gente que veía

por su hijo preguntaba

la dolorosa María.

 

Angustiada y sin consuelo

y con el alma partida,

fijó su vista hacia el cielo

ofreciéndole su vida

para mitigar su duelo.

 

Cansada ya de llorar

y sin poder encontrarlo

triste y afligida va

hacia el monte Calvario

donde lo van a enclavar.

 

Ya sales tú de tu casa

en busca del Enclavado

sin saber si lo hallarás

ayer tarde fue enterrado

Virgen de la Soledad.

 

Otras letras alusivas al Prendimiento (Aguilar Tejada) :

 

Estando el Rey Celestial

en el huerto de la oración,

vino Judas infernal

con un lucido escuadrón

de ellos siendo el capitán.

 

 

¡A retirarse hombres viles,

pues estáis equivocados!

porque este hombre no es

el que morirá enclavado.

 

Os digo que os retiréis,

hombres falsos y embusteros,

porque este hombre no es

el que muera en un madero.

Digo que os equivocáis.

Volverlo a reconocer,

porque este hombre ha de ser

el Jesús a quien buscáis.

Venid, venid a prender

al Señor de los señores,

porque este hombre ha de ser

quien mueva entre dos ladrones.

 

 

Judas, detente en la venta:

mira lo que vas a hacer,

que el Señor de cielo y tierra

es al que vas a vender.

 

 

Ya asomaron los judíos

por esa calle infernal

para prender al Señor

y entregárselo a Caifás.

 

 

Ven acá, Judas malvado,

enredoso y embustero,

que vendiste al Señor

sólo por treinta dineros.

 

Ven acá, falso traidor,

¿por qué ocultas el cordel?

¿no te da pena de ver

Cómo llevas al Señor

Preso y sin saber por qué?.


Partitura de la saeta antigua de Cabra, por el maestro Francisco Moral León.

 

Este tipo de saeta antigua, fue perdiendo su interés social en favor de la saeta flamenca, que se extendió rápidamente

por toda Andalucía, ya que no necesariamente la tenían que cantar los hermanos de las cofradías y se podían cantar

en balcones, ventanas, en el suelo, en las cárceles. Musicalmente tiene unos tercios más lucidos donde el cantaor puede

recrear sus facultades.