La Saeta propia de los pueblos de Andalucía ( I )

La Saeta propia de los pueblos de Andalucía ( I )


Rafael Infante y Mila Infante

Los antecedentes de la Saeta a los que aluden la mayoría de los estudiosos de este tema, son fundamentalmente tres:

 

  1. Arabe.- Según el Emir Rahman Jizari Ibn-Kutayar,1927, el antecedente de las saetas hay que buscarlos en los cantes de los almuédanos, quienes, desde los alminares de las mezquitas, entonaban cánticos convocando a la oración.

  1. Judío.- Máximo José Khan,(Medina Azara),en su obra “Cante jondo y cantos sinagogales”, 1930, sostiene que el origen de la saeta se encuentra en los cantos que los judíos conversos, cristianos nuevos, entonaban para demostrar su devoción a Cristo. Otros autores sostienen que deriva de los cantos que hacían los judíos conversos, especialmente la composición Kol Nidrei, para pedirle que les anulase el juramento hecho a la Iglesia Católica.

  1. Litúrgicos-cristianos.- Fray Diego de Valencina, defiende la tesis que las raíces de la saeta están en las coplillas que, con motivo de los Rosarios de la Aurora, Novenas de las Animas, Misiones y otros actos religiosos, los frailes capuchinos y franciscanos extendieron por toda Andalucía. En todos estos actos religiosos, era frecuente que los asistentes hicieran manifestación pública de su arrepentimiento por los pecados cometidos, de aquí el nombre de penitentes.

En la obra “Historia documentada de la saeta y campanilleros”, 1947, de Fray Diego de Valencina, recoge el siguiente testimonio fechado en 1691.

 

Mis hermanos los reverendos Padres del convento de Nuestro Padre San Francisco todos los meses del año, el domingo de Cuerda, por la tarde, hacen misión, bajando la Comunidad a andar en vía crucis con sogas y coronas de espinas y entre paso y paso cantaban saetas.”

Un testimonio anterior, es recogido por Serafín Avila Bergas en el libreto que acompaña al cd “La Saeta en Arahal” : “En 1671 dos padres jesuitas,el padre Tirso González y el padre Juan Gabriel Guillén fueron a Arahal para celebrar unas Misiones. Entre los actos programados, se realizó, de noche por las calles, el Acto de Contrición. Acto que lo describen de la siguiente forma:

“…mientras se va por las calles se cantan algunas sentencias, ya para enmendar la vida, ya para aborrecer el pecado, que por lo eficaces que son para mover a los pecadores al arrepentimiento de sus culpas, se llaman jaculatorias o saetas devotas, que penetran hasta el corazón, y éstas las suelen decir personas, que hablan con fervor…”

Esta es la referencia más antigua que conocemos sobre el nombre de saeta. Posteriormente en 1741, Fray Isidoro de Sevilla recoge diversas letrillas que se cantaban en estas procesiones.

Una influencia decisiva para la expansión de la saeta, la tuvo la labor misional que realizó en la segunda mitad del siglo XVIII Fray Diego de Cádiz, quién predicó durante bastantes años en Andalucía, componiendo coplillas y saetas, recogidas en su obra “Aljaba Mística o exhortaciones y saetas para el uso de las santas Misiones”, 1791.

A este grupo de Saetas se les denomina Saetas Penitenciales, pudiendo clasificarse a su vez en:

  1. Del Arrepentimiento o del Pecado Mortal.-Las cantaban las personas que pertenecían a las Hermandades de Animas.

 

De parte de Dios te aviso

que trate de confesarte

si no quieres condenarte”.

 

  1. Penetrantes o Franciscanas.-Se cantaban en las procesiones penitenciales que organizaban los frailes franciscanos y capuchinos. Fray Diego de Cádiz compuso la siguiente letrilla:

Los tormentos y las penas

del Divino Redentor

son efectos del pecado

con que el hombre le ofendió”.

Esta saeta primitiva, fue tomando forma en los distintos pueblos de Andalucía, adaptándose a las peculiaridades de sus intérpretes, dando origen a distintos estilos, son las denominadas saetas autóctonas, muchas de las cuales se han perdido, pero otras se han transmitido de generación en generación, conservándose este rico patrimonio cultural.

Las saetas autóctonas se encuadran dentro del grupo de las Saetas Antiguas o Llanas. Son cantes sencillos, simples. Están exentos de ayes y no tienen adornos de melismas. Dentro de este grupo se incluye el Pregón, que más que un cante es un recital, interpretándose todavía en algunos pueblos andaluces.

Como consecuencia de las modificaciones que, sobre las saetas primitivas, hacen algunos intérpretes locales y que le dan una personalidad propia, surgen las saetas autóctonas.

A continuación se expondrán los centros saeteros más importantes, y pinchando el icono correspondiente tendrán acceso al documento sonoro.

 

1.-La Saeta en Arahal.

En el prólogo del libreto que acompaña al CD “La Saeta en Arahal” editado en el año 1999, por la Diputación de Sevilla, Ayuntamiento de Arahal y la Peña Flamenca “Pastora Pavón, Niña de los Peines” , Miguel Acal señala que

la Semana Santa de Arahal estuvo marcada, hace muchos años, por la presencia de unas músicas salmodiales, sui generis, que el tiempo ha ido barriendo incluso de la memoria de la casi totalidad de los arahaleños actuales”.

Gracias al trabajo realizado por D. Serafín Ávila Bergas, autor del libreto y a los miembros integrantes de la Comisión nombrada para rescatar y dar a conocer la Saeta propia de Arahal, se ha evitado su desaparición. Además, leyendo el libreto y escuchando los Pregones, la Saeta Antigua y la Saeta Flamenca, que en Arahal tienen un sonido especial, podemos hacernos una idea de cómo era la Semana Santa en este bello pueblo sevillano.

En el libreto, Serafín Avila describe la celebración del Sermón de la Pasión con estas palabras:

No sabemos desde cuando se celebraba este acto de la Semana Santa de Arahal. La última vez fue el año 1954 o 1955.Se celebraba en la plaza principal. Participaba todo el pueblo y tres personajes principales, que ocupaban los balcones del casino. En el balcón central, el sacerdote; en el de la derecha se situaba la persona que interpretaría la voz del Angel, y a la izquierda quien cantaría la voz de Pilatos.

Los pasos, que habían salido de la Iglesia de la Magdalena a las cinco de la mañana, por la calle Iglesia y Veracruz, habían llegado a la plaza de la Corredera, y se habían situado de la forma siguiente:

-La Verónica, al principio de la calle del Duque.

-Jesús, junto a lo que actualmente es el bar Bécquer.

-La Virgen, en la esquina de la calle Zapateros.

-San Juan, al principio de la calle Veracruz”.

A continuación Serafín Avila describe el ambiente de la plaza y continúa el relato:

El sacerdote inicia el Semón exponiendo todos los sufrimientos de Jesús camino del Calvario. Cuando habla de las tres caidas, el paso de Jesús empieza a moverse lentamente hacia la fachada del casino y va realizando las tres caidas, con una ligera inclinación hacia delante. Sigue el sacerdote su exposición y en el momento de hablar de las piadosas mujeres, se adelanta la Verónica, se acerca a Jesús, abre los brazos, por medio de un dispositivo, y aparece en un lienzo el rostro de Jesús.

Se hace un silencio total, y la persona del balcón de la derecha canta con voz potente:

 

Audio

”Esta es la última sentencia,

que mandó Poncio Pilato,

presidente de Judea

y del Imperio Romano,

en ejecutar a Jesús

por revoltoso y por malo,

por hacerse Hijo de Dios,

y demostrarse contrario

al César, y por negarle

los tributos, y enseñando

doctrina muy perniciosa;

por haber así andado

alborotando los pueblos;

y a los simples engañando

con sus mentiras y embustes,

con aparentes milagros;

empezando en Galilea

con fama de hombre muy santo;

tenido por gran profeta,

y de Dios por enviado.

Hasta aquí por tanto mando:

que su causa y su delito

quede en una plana fijado,

al suplicio de la cruz

muera en ella también mando.

Asistieren al suplicio

y queden bien conformado.

Así lo juro y proveo,

lo determino y lo mando.

Su fecha en Jerusalén,

a veinticinco de marzo.

Quien tal hizo que tal pague,

por César y Poncio Pilato.



Miguel Acal, refiriéndose a este pregón, conocido con el nombre de Pregón de Poncio Pilato, escribe:

En estos monótonos recitados de graciosas traducciones de pasajes bíblicos, se pecibe la aceptación del esquema obligatorio de los cantos gregorianos pero también se entrevé la influencia de las melopeas bereberes o el kol-nidrei judío”.

Esta grabación corresponde al año 1963, e interpretado por Antonio Portillo Mairena, quien durante cincuenta y seis años hizo la voz de Pilato en el sermón de la Pasión. Antonio Portillo nació en Arahal, el año 1892 y murió en 1966.

 

Otra modalidad característica de Arahal es la Saeta Antigua. Serafín Avila escribe sobre ella:

Es una saeta seria, profunda, recitada, casi sin adornos, basada en los Evangelios que presenta la Pasión según Arahal. Esta narración, sin duda, era interpretada por diversas personas que intervenían sucesivamente en el canto, y siguiendo el orden de los hechos narrados en los evangelios”.

Como ilustración vamos a reproducir la saeta interpretada por Antonio Portillo Mairena, Diego Carrillo Fernández y Francisco Castillo García:

Audio

Solo por treinta dineros

vendió Judas, aquel traidor,

al altísimo Señor.

Alma mía, por qué lloráis,

día de tan gran dolor.



Cuando Judas llegó al Huerto

con toda su gente armada,

y a aprender a su Maestro,

que era lo que deseaba

por hora y por momentos.



Cuando Jesús entró en el Huerto

a orar por su eterno Padre,

salióle Cristo al encuentro.

El les dijo:¿A quién buscáis?

Yo soy, les dijo al momento.



Presentó su Hijo al templo,

como la ley lo marcaba,

y Simeón, con regocijo,

lo ha cogío entre sus brazos

y estas palabras le dijo.



Miradlo, ahí lo tenéis,

Yo no lo puedo matar,

porque en él culpa no hallo,

se lo entregó a Barrabás

y en la audencia de Pilato.



Como podemos apreciar, las estrofas están formadas por cinco versos, aunque hay otras que están construidas por tres, cuatro e incluso por seis versos. En el citado libreto, se recogen unas declaraciones de Roberto Narváez Castillo, insigne saetero de Marchena, quien, refiriéndose a la saeta de Arahal comenta:

Está formada por cinco versos, apreciándose con claridad la largura del primero, que comienza con un ton muy bajo, manteniéndolo hasta casi su final, donde sube un tono. El segundo verso inicia su canto en el mismo tono que finaliza el primero, manteniendo éste hasta su final, donde hace una ondulación musical subiendo varios tonos para emprender rápidamente el tercero, sin respirar, pero haciendo una leve parada entre la terminación del segundo y el inicio del tercero, para hacer éste con el mismo tono del comienzo del segundo. El cuarto verso se acomete con el mismo tono utilizado en el primer verso y, a su final, sube varios tonos, para comenzar pronto y, sin respirar, el quinto y último verso, haciendo también una leve parada entre uno y otro, para terminar este último, que se hace igual al tercero”.

Con el paso del tiempo, estas saetas primitivas de carácter litúrgico se van transformando, se enriquecen tanto melódicamente como en la aparición de nuevas letras, que ya no tienen ese carácter de representar la Pasión de un modo trágico, sino que reflejan los sentimientos que tiene el cantaor cuando está delante de un imagen a la que venera. Esta modalidad de Saeta va adquiriendo una personalidad propia. Personalidad que depende de las facultades de quien la interpreta, aunque recordando cuales fueron sus orígenes. De esta forma la Saeta antigua da paso a la Saeta Flamenca, que en Arahal tiene intérpretes con rasgos propios como lo demuestra la interpretada por Isidora Zaa Bohórquez, popularmente conocida por Dora, quien nació en 1926.

Audio

Aay,aay,aay María,

María subió al cielo

a cambiar su manto azul

por uno de terciopelo negro

pa el entierro de Jesús.

Aay,aay, por uno de terciopelo negro

Aay,pa el entierro de Jesús.

 

Y la interpretada Manuel Sánchez Carrasco, quien nació en Arahal en 1911.

Audio

Ay,tri,ay…

Virgencita de las Angustias,

mira por tus costaleros,

que te mecen como a un niño

y te llevan con esmero.



La documentación contenida en el libreto es muy importante para conocer cómo era la Semana Santa en Arahal. También es interesante el aporte biográfico de saeteros de esta localidad. El cd, del cual hemos hecho un resumen, reproduce dos Pregones, catorce Saetas Antiguas y trece Saetas Flamencas. Material de suma importancia para conocer el rico Patrimonio Cultural de nuestros pueblos.

2.-Los Incensarios de Loja.

Una de las diferencias entre la Semana Santa de Loja y la de otros pueblos andaluces, es que en ella participan grupos que cantan y danzan en el desfile procesional de algunas de sus cofradías, en una tradición que tiene varios siglos de antigüedad, los primeros testimonios escritos son del 1765. Estos grupos son conocidos con el nombre de incensarios de Loja y están formados por ocho hombres que portan incensarios, de aquí su nombre, aunque en Loja se le denomina cacharro, para distinguirlo del nombre que se le da a la persona.

Aspecto llamativo del incensario de Loja es su vestimenta, compuesta por el morrión que es un capirote, que deja descubierta la cara y que está forrado de raso o seda y recubierto de abalatorios, cayendo una cola por la parte trasera. La túnica, que llega hasta la altura de los muslos. El señidor, es una faja ancha de seda o raso que termina en flecos. El pantalón es corto, anudado por debajo de la rodilla con cordones con borlas. Medias de punto de raso y zapatos con hebillas.

Los incensarios se agrupan en corrías, bajo la dirección de uno de ellos, quien recibe el nombre de maestro o señidero, que es el encargado de dirigir las danzas y ceremonias simbólicas, que éstos realizan delante de la insignias e imágenes de las distintas cofradías, es lo que se conoce como golpe. Estas danzas son distintas de una cofradía a otra. Las corrías, propiamente, no forman parte de la procesión sino que entran y salen para danzar, es decir para dar un golpe, en unos puntos fijados con anterioridad y que, generalmente, son los mismos año tras año.

Las corrías más antiguas son:

Video 1

Video 2

-Blancos.-Inciensan a las imágenes que procesionan la tarde y noche del Jueves Santo, y que corresponden a las Hermandades de Jesús Preso, Nuestra Señora de los Dolores y Santa Vera-Cruz.

-Negros de la Virgen de las Angustias, también conocidos con el sobrenombre de “Los de la Pescá “, que procesiona el viernes.

-Negros del Sepulcro.-Inciensan a las imágenes de la Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad, que procesiona el viernes noche.

Las danzas que realizan los incensarios se conocen con el nombre de movimientos, y se interpretan antes y después de cantar las saetas, que en Loja recibe el nombre de sátiras. Es una saeta llana, primitiva que se interpreta en los lugares en los que la corría da un golpe. Se hace en forma dialogada, cada participante canta un verso, participando, a veces alguien del público que presencia esta peculiar forma de interpretar la Pasión de Jesús.

Como ejemplo de saetas interpretadas por los incensarios de Loja pueden oir dos de las editadas en el cd “La Saeta Primitiva de Loja”, siendo Mauricio Campaña Fernández el autor del libreto que lo acompaña, así como del artículo “Las Sátiras o Saetas primitivas de Loja, La tradición de los Incensarios”, trabajo publicado la Revista de Flamencología y que puede consultarse directamente en este número de la revista Alboreá.

Audio

Se divisa una bandera

por delante de Jesús

con un letrero que decía

vamos a prenderlo ya

antes de que llegue el día.

Judas pícaro traidor

hombre falso y embustero

que vendiste a tu Señor

por un puñado de dinero.

En esta grabación puede escucharse no solo la saeta, sino también el sonido que producen las cadenillas de los “cacharros” al moverse.

Audio

Tiene los ojos hundidos

que no paran de llorar

morados como os lirios

y no paran de llorar

de tanto pasar martirios.

Las arenas de la playa

y las estrellas del cielo

no tienen comparación

con las venas de tu pecho.



De oro son tus potencias

y la corona de espinas

tú la llevas con paciencia

sobre tu espalda divina

la cruz de la penitencia.

El cd “Las Saetas Primitivas de Loja”, del cual hemos extraído las dos saetas, contiene doce grabaciones, que representan una muestra muy significativa de cómo se interpretan las saetas o sátiras en Loja.