Peña Flamenca "El Morato"

PEÑA FLAMENCA EL MORATO (Almería)

Fue el día 3 de Abril 1981, cuando al decir de los estatutos ya legalizados, dio comienzo su andadura flamenco la peña "EL MORATO". Atrás quedaban unos días de ansiedad en que unos cuantos aficionados, nos reuníamos en el restaurante de la Cuesta de los Callejones, después de una decisión tomada en casa de Pepe Moreno, desgraciadamente desaparecido. Allí se gestó la peña, ante la necesidad de un lugar donde se pudieran reunir los aficionados, ya que donde anteriormente lo hacían, molestaban a cuantos matrimonios y personas desinteresadas por el flamenco, visitaban el local.

Días después de legalizados los estatutos, se celebraba en la catedral el primer acto oficial con una misa flamenca. El Cantaor Alfredo Arrebola y el guitarrista almeriense Antonio Sánchez "Rubio de Almería", serían los actuantes, así como la liturgia estuvo a cargo del párroco D. Juan López. A ella asistieron las autoridades gubernativas y locales, así como gran número de aficionados al flamenco. A continuación y en el restaurante de la Cuesta de los Callejones, sede provisional de la peña, se dio una cena a los asistentes para seguidamente, dar comienzo el primer recital de la Peña"El Morato". En él, intervinieron Diego Clavel, Miguel Vargas, Sorroche, Arrebola y Joaquín Garrido con el guitarra Pedro Peña. A continuación fueron pasando por este local, cantaores como Pepe de la Tomasa, José Maya, Antonio Suárez, etc. Pero entre toda la actividad llevada a cabo, creo que todo los componentes de la peña, están en destacar los coloquios de los viernes flamencos, donde intervenían todos los aficionados.

Pasada esta primera etapa y ya más consolidada la peña, se inauguró el local de las Cuevas del Pozo el día 21 de Noviembre de 1981 con la actuación de Curro Malena acompañado a la guitarra por Pedro Bacán, constituyendo un rotundo éxito. Continuaron los viernes flamencos que se alternaban con salidas a instituciones culturales y de tercera edad, asociaciones de vecinos y pueblos que lo solicitaban. Las intervenciones flamencas del grupo de la peña "El Morato" pasaron del centenar en la provincia de Almería. De entre ellos y por reseñas de prensas, mencionamos a Pechina, Huércal, Viator, Santa Fé. Gádor, La Cañada, Alquián, Cabo de Gata, Níjar, Los Llanos de la Cañada, Aguadulce, El Ejido, Adra, Berja, La Mojonera, Roquetas, Dalías, Laujar de Andarax, Fuente Victoria, Fondón, Abla, Abrucena, Vera, Olula del Río, Uleila, Senés, Chirivel, Vélez Rubio, El Parador, Retamar, etc. Algunos de estos pueblos se visitaron dos y tres veces. Actividad llevada a cabo por Antonio Sánchez, Niño de las Cuevas, Luis Cerdán, Rodríguez Pintor y Constantino Díaz, quien hace este comentario. Estuvieron igualmente centradas las actuaciones del grupo del "Morato" en conferencias recitales, así como se llevaron a cabo misas flamencas en el centro penitenciario, psiquiátrico y hospitales. Algunas actividades se desarrollaron fuera de la provincia como sería Sorvirán

(Granada) e incluso Madrid, (casa de Sevilla, Huelva y Cádiz) y en la Casa de Almería en Barcelona, en varias ocasiones.

En cuanto a los recitales celebrados en la Peña, diría que son incontables, dado que son actividades espontáneas en la mayoría de los casos, y que si en ocasiones son llevados por aficionados, ello representa la mejor labor de una peña flamenca; pues no debemos olvidar que las instituciones flamencas no las hacen los dineros, los nombre, ni luces de colores, y cuidado, mucho menos los años, que bien le van al vino. Así que a pesar de haber visitado esta peña cantaores de la talla de Agujetas, Sorderas, Curro Malena, Arrebola, Naranjito, Diego Clavel, Miguel Vargas, Curro de Utrera, Menese, Alfonso Salmerón, Curro Díaz, Los Hermanos Rafael y Angel Ordóñez, Antonio García Gómez, Antonio Chacón, Jesús Heredia, Chocolate, Casillas, Rafael Muñoz, Calixto Sánchez, El Crabejo, Antonio el Trinidad y otros muchos que no recuerdo y que ilusionan a buen sector de aficionados.

Particularmente me quedaría en los viernes flamencos en que de forma espontanea, surge la voz de Sorroche, Cristóbal Muñoz, Luis el de la Venta, Emilio Tripiana, Rafael López y otros muchos aficionados con las guitarras de Emilio Liriola, Jerónimo Molina, Niño de las Cuevas o Rodríguez Pintor.

Otras actividades de la Peña "El Morato" son los concursos que periódicamente viene realizando. Pues con ello, además de fomentar el cante entre aficionados, se aporta una transacción de aficionados de otros lugares, que sin estos encuentros flamencos no llegarían a conocer. Son tres los concursos importantes celebrados por "El Morato". El primero cuya final se llevó a cabo el día 8 de Enero de 1983 en el Teatro Cervantes. Actuaron con los premios que se indican los siguientes cantaores: Rafael Ordóñez y Manolo Simón los dos primeros premios. Antonio Martí y José Gómez los dos segundos premios y Rafael Muñoz y Antonio García Gómez los terceros. Accésit para el cantaor Miguel Mariscal, actuando además como invitados los cantaores Juan Casilla, Joaquín Garrido, Calixto Sánchez y "El Cabrero" el acompañamiento, estuvo a cargo de Antonio Sousa, Juan "El Tomate"

y Juan Carmona Habichuela. Fue uno de los más destacados festivales que se han llevado a cabo en Almería. A José Gómez se le concedió el "Morato de Oro". El segundo festival se celebró en la plaza de Toros el 16 de Agosto del año1986. Los dos primeros premios los consiguieron Joaquín Garrido y Rafael Muñoz. Los segundos Antonio Martí y Juan Gómez que además consiguió el premio por tarantos "Trofeo Morato de Oro" y los dos terceros para Juan Heredia "El Pirri" y Andrés Lozano. Los guitarristas "Niño de la Juana" y "Niño de las Cuevas. Artistas invitados: Jesús Heredia con su grupo"cantiñas".

El tercer concurso se celebró en la Plaza de la Constitución el día 15 de Agosto de 1988. Los primeros premios lo consiguieron Pedro Barrios y Antonio García Gómez de Córdoba, los segundos Antonio Trinidad y Parrondo y los dos terceros para Paco Moya y Antonio García que así se le dio otro premio además del primero, dejando por equivocación sin premio a Francisco Rabadán. El premio a cante por tarantos, lo consiguió Antonio Trinidad. Fue el único concurso en que le publico. Pero los concursos son así y hay que aceptarlo. Después el cante de Manolo Simón y José Sorroche, que actuaban como invitados, pusieron las cosas sobre ascuas. Se escucharon cantes con solera acompañados por el "Niño de las Cuevas".

Se llevaron a cabo varios concursos más y ello sería en las casetas de feria, que serían los años 1982, 1983 y 1984. Zona Oliveros 1985 y 1986 en el Parque. Estos concursos eran de poca importancia y sus premios de escasa cuantía, desarrollándose en una sola noche, actuaron diferentes grupos de cante, como Diamantes Negros y Jesús Heredia con su grupo "cantiñas" entre otros. Las casetas no tuvieron continuación dado el alto coste de su mantenimiento, que han hecho perdurar tan solo a las casetas discotequeras o comerciales.

Más concurso y certámenes, los XII de Cante de Saetas. Polémicos donde los haya, toda vez que no llueve a gusto de todos. Empezamos la andadura saetera a instancias de cofradías dado que en Almería apenas si se escuchaban, los primeros años todos contentos según recibíamos trofeos e incentivos de agrupaciones y cofradías. Después sin duda, por aquello de que en la casa de los pobres dura poco la alegría según un cante, todo fueron crítico por un quítame allá esa saeta. Gracias que a todos nos anima el mismo fin, el engrandecimiento de nuestra Semana Santa.

Y continuando con la actividad del "Morato" no podíamos dejar atrás unos actos tan afectivos como deparar los intercambios flamencos entre peñas. Son ya numerosas las visitadas así como las que han sido recibidas en nuestra sede, siendo las últimas la de la Peña "Antonio Trinidad" de Alhendín (Granada) en la que se desplazó a nuestra ciudad un autocar con medio centenar de aficionados en los que se incluían varios cantaores y guitarristas. Otras peñas que dejaron buen sabor flamenco fueron la Peña Sanroqueña y la de "Curro Vegas" de Granada, como otras de Francia y Holanda.

En cuanto a la inclusión del "Morato en la Federación de Peña Flamencas" hasta el momento viene siendo interesante. Se han llevado a cabo diferentes actividades, entre ellas en colaboración con la Confederación, el I Circuito de Cantes Autóctonos, primero y segundo de los concursos regionales y provinciales de cante flamenco con finales en Córdoba y Granada. Asimismo dos concursos penitenciarios en la prisión de Córdoba. Asimismo no dejaremos en el olvido los conciertos de guitarra llevados a cabo por José Manuel Cano, así como por el maestro Palmita. Ambos consiguieron un clamoroso éxito.

Ya tan solo nos resta recordar a cuantos aficionados y colaboradores aportaron su ayuda al "Morato", al grupo de aficionados magníficos surgidos de los coloquios flamencos, aquellas reuniones que repudiaron en otra peña, y a quienes por su altruismo y constancia se distinguieron, siendo en la actualidad socios de honor de esta peña. Ellos son: José Sorroche, socio de honor Niño de la Cuevas; D. Manuel Cano Tamayo con continuidad para su hijo José Manuel y a la niña Rocío Segura López, como promesa del cante por saetas, hoy una realidad del cante flamenco, así como a su madre Antonia López que tanto aportó al resurgir de esta peña y de la saeta en Semana Santa. No podemos igualmente, dejarnos en el olvido a los hermanos José y Felipe Pozo, propietarios del local que ocupa "El Morato", quienes enamorados de nuestra cultura, proporcionaron a nuestra ciudad el mejor recinto flamenco.

Por último el recuerdo entrañable de cuantos formamos "El Morato" hacia aquellos que nos dejaron para siempre y que en conjunto, hicieron con su apoyo el milagro de supervivencia de esta peña y por lo que se llevarían a cabo diferentes homenajes: José Moreno, Fundador de la Peña "El Morato", José Gómez, a quien se le haría un festival en la Plaza de la Constitución, a Manuel Cano Tamayo, a José Criado Salmerón, al locutor de Radio Popular "Pacorro".

Espero que cuantos pasen la vista por este escrito, sepan valorar el esfuerzo llevado a cabo por esta peña, que fiel a sus principios se mantuvo apartada del oficialismo político, y tan solo interesada en fomentar la cultura legendaria andaluza: El Cante Flamenco.