Rector Universidad de Almería.

 

 

 


 

Alfredo Martínez Almécija,
Rector de la Universidad de Almería.

El guitarrista Serranito afirmó hace unos días que "antes que la guitarra está la sonrisa" y que aquella es la que más culpa tiene del enriquecimiento del flamenco. Afirma el guitarrista madrileño "que es partidario de la renovación del flamenco desde dentro", pero no renuncia al encuentro con otras músicas, siempre que quede claro que se está haciendo fusión.

Comienzo con esta referencia al intérprete de "Sueños de ida y vuelta" porque es una realidad que flamenco y renovación son conceptos que deben caminar juntos. La tradición que va unida a este arte pervive con las nuevas generaciones, con los nuevos aires de artistas que se incorporan al complicado mundo del escenario, pero la renovación es imparable. Nuevos instrumentos, más público, medios de comunicación interesados en determinados aspectos del flamenco, idiosincrasia de zonas concretas de España. El flamenco, como cualquier expresión humana, se renueva constantemente, pero en este arte existe el arraigo, la costumbre y la tradición que son inseparables con los que viven para él.

Este verano, un bailaor español de talla internacional, dijo que el flamenco, como la danza, estaban viviendo un mal momento y que "no había calidad". Resulta contradictorio que, quienes se amparan en esta denominación para disparar el número de actuaciones y colocar el precio de las entradas en cifras astronómicas, reflexione sobre la calidad para criticar el arte. Calidad hay y la habrá, aunque ésta se filtra por los parámetos de lo subjetivo.

Sería ilógico pensar que profesionales como el propio Serranito, Eva Hierbabuena o Javier Latorre están manejando elementos lejanos a la calidad. Carlos Piñana, en 1999, ya expuso que él era un guitarrista flamenco de los pies a la cabeza, pero que vivía con los tiempos. El autor de "Cal-libiri" no quiere perder la raíz flamenca, no trata de desvirtuar, pero pretende acoplarse al espacio temporal en el que vive, haciéndose -como buen flamenco- respetar.

Algo parecido sucede con el mundo del flamenco y la Universidad. Situados, por costumbre, en planos contrapuestos y con intereses a veces enfrentados, en Almería hemos querido otorgarle un punto integrador. El mundo del flamenco y de la Universidad son perfectamente compatibles porque ambos se necesitan. Siendo arte, es cultura y si es cultura, nada mejor que un espacio universitario donde divulgarlo, investigarlo y promocionarlo.

La Universidad de Almería mantiene la Cátedra José Fernández "Tomatito" como punto de encuentro para los flamencos y los universitarios. Además, nuestro ilustre paisano fue el primer almeriense en recibir la insignia de oro de la UAL por su trayectoria personal y profesional. Pero hay más. En la programación de cursos de verano de la última edición ha sido posible celebrar un curso práctico para que "Tomatito" enseñara a jóvenes y amantes del arte de la guitarra a tocar este instrumento.

Como ven, es posible la renovación y la aplicación de nuevos conceptos en el flamenco, manteniendo las tradiciones.

Rector Universidad de Córdoba.


 

Eugenio Domínguez Vilches,
Rector de la Universidad de Córdoba.

El Arte Flamenco se caracteriza por la multiplicidad de sus manifestaciones vivas y por tanto cambiantes y constituye el más claro exponente de nuestra identidad cultural. Por ello estimo que es conveniente se potencie su conocimiento riguroso así como su difusión, contribuyendo de este modo a conseguir los objetivos descritos en los Estatutos de Autonomía para Andalucía:"Afianzar la conciencia de identidad andaluza, a través de la investigación, difusión y conocimiento de los valores históricos, culturales y lingüísticos del pueblo andaluz en toda su riqueza y variedad".

La Universidad como motor de investigación e impulsora del desarrollo cultural debe fomentar el estudio y la investigación sobre este Arte. En la actualidad, en todas las Universidades Andaluzas así como en la Universidad Autónoma de Madrid y Murcia, entre otras, se imparten Seminarios, Cursos y Programas de Doctorado sobre este tema. Es más en las Universidades de Cádiz, Córdoba y Málaga existen Cátedras de Flamencología, que desarrollan una labor de difusión y estudio con todo el rigor científico que esta manifestación cultural se merece.

La Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba, comienza este curso, su octavo año de actividad. Para los universitarios y en general para todos los ciudadanos, es un instrumento que les permite conocer y amar este género, no sólo por su faceta artística o estética, formalista y técnica, sino por sus motivaciones y circunstancias, trascendencia, implicaciones sociales, políticas y culturales. Su director, el profesor y reconocido crítico flamenco Agustín Gómez, emprenderá de nuevo la tarea de hacer realidad los objetivos docentes: Descubrir las fuentes de conocimiento del fenómeno flamenco. Relacionar el flamenco de manera interdisciplinar con otras materias, y con sentido didáctico. Despertar la sensibilidad artística que conecte con el flamenco. Fomentar el espíritu crítico y la capacidad de análisis. Distinguir artesanía y arte en el cultivo del flamenco. Llegar al análisis comparativo y crítico de escuelas y estilos personales.

El año académico transcurre con dos cursos de Extensión Universitaria, un Ciclo de Conferencias y un Seminario Permanente de Estudios Flamencos. Los aficionados flamencos, las numerosas peñas flamencas y sobretodo la respuesta de los alumnos, con mas de 250 matriculas por cursos, son testigos de que, para los ciudadanos de Córdoba y para los miembros de su comunidad universitaria, la Cátedra de flamencología de la Universidad de Córdoba es algo más que un entusiasmo pasajero.

La Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba por el equipo que la dirige, por su forma de trabajo, por la capacidad y mérito de los que participan enseñando e investigando, está poniendo de manifiesto que la flamencología necesita del rigor y del método científico, del análisis y criterio estético que sólo la Universidad puede aportar.

Por otra parte, la Universidad debe estar en vanguardia de el desarrollo tecnológico, por eso es una satisfacción la creación de la página web "Flamenco y Universidad", ya que por un lado contribuirá a la consecución de los objetivos descritos en nuestro Estatuto de Autonomía, y por otro se pone a disposición de los aficionados, estudiosos e investigadores toda la actividad que sobre esta materia, se realiza actualmente en nuestras Universidades y trabajamos en ambas direcciones para que el flamenco sea considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad.